Mick, el hijo del heptacampeón, debuta con victoria en la F4mik schumaker

Nada mejor que la sensación que produce un triunfo para hacer más llevadero el calvario por el que pasa la familia Schumacher desde el 29 de diciembre de 2013, el día en que Michael, el padre del clan y el piloto con el palmarés más brillante de la historia de la Fórmula 1 sufriera un accidente de esquí que le ha dejado en una silla de ruedas. Mientras el heptacampeón sigue luchando en su granja de Glend (Suiza) para tratar de avanzar en su recuperación, Mick, su hijo de 16 años, ya ha comenzado a ganar. Lo ha hecho este fin de semana, en su estreno al volante de un monoplaza, en la tercera manga de la primera carrera del campeonato alemán de F4 que se disputó en el circuito de Oschersleben, delante de unos 20.000 espectadores, entre los que estaba Sebastian Vettel, y con más de 150 medios de comunicación desplazados.

En la primera manga (el sábado), el chico ya dio un avance de lo que vendría el domingo: arrancó el 19º y culebreó por entre el pelotón hasta cruzar la meta el décimo. En la segunda, ya el domingo, concluyó el 12º, y en la última sacó tajada de la irrupción del coche de seguridad para escalar hasta el peldaño más alto del cajón. “Estoy muy satisfecho de cómo fue la carrera. Tuvimos tres safety car y en cada uno de ellos pude recomenzar muy bien”, convino el corredor del equipo Van Amersfoort Racing, la escudería holandesa de la que hasta hace poco formaba parte Max Verstappen, compañero de Carlos Sainz Júnior en Toro Rosso.

En la primera manga remontó 10 puestos, en la segunda terminó el 12º y se impuso en la tercera

Aquellos que se relacionan con Mick le definen como un chaval normal, muy educado, y que hace lo posible para que no le afecte la presión inherente a su apellido. Es un enamorado de la bicicleta de montaña, pilar del entrenamiento que le programa Kai Schnapka, el entrenador de Michael en su etapa en Mercedes (2010-2012).

La expectación que genera el hijo de los Schumacher es muy superior a la de cualquier otro participante a pesar de compartir pista con Harry Newey, hijo de Adrian, el ingeniero más influyente de la F-1 en la última década, padre de los Red Bull con los que Vettel logró sus cuatro títulos entre 2010 y 2013. Varios de sus patrocinadores son de una categoría que podríamos catalogar como Premium, como Petronas o la financiera DVAG. De cualquier modo, talento no le falta al actual subcampeón del mundo junior de karting, que a diferencia de otros no tiene apenas experiencia en monoplazas. Por el momento no hay noticia de ninguna marca ni equipo con estructura en la F-1 que haya intentado ficharle, pero de seguir así es cuestión de tiempo que Sabine Kehm y Peter Kaiser, los encargados de manejar sus asuntos, comiencen a recibir llamadas de teléfonos interesándose por él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *