Europa Press

 Desde que hace una semana la dirección europea de Nissan anunció el cierre de las plantas en Catalunya por su baja producción y como fruto de reparto de los mercados entre las otras marcas del Alianza- Renault y Mitsubishi- los trabajadores de la Zona Franca, Montcada y Sant Andreu han llevado a cabo diversas protestas.

La decisión implicará dejar sin trabajo a unos 3.000 trabajadores directos y más de 20.000 de empresas auxiliares y proveedores, según los sindicatos.

El grueso de manifestantes se ha concentrado a las 10 de la mañana a las puertas de la planta de pintura de la multinacional en la Zona Franca para iniciar una protesta que quería colapsar la avenida Diagonal a la altura del consulado general de Japón.

Capós tuneados

Muchos de los empleados han aprovechado para añadir camisetas y pancartas de protesta a los capós, en las ventanas o en las puertas de los coches con mensajes como ’25 .000 familias. Nissan no se cierra’ y en contra la cúpula de la multinacional y de Renault.

El objetivo de la movilización es que los barceloneses “vean el problema y la cantidad de personas implicadas” que “no se pueden quedar en la calle “por lo que supondría para el tejido industrial catalán”, ha explicado a la agencia ACN Juan Carlos Vicente, presidente del comité de empresa, que ha valorado “positivamente” el debate sobre medidas de apoyo a los trabajadores de este miércoles en el Parlament.

“Nissan tiene una obligación social y laboral con los trabajadores, y también con Catalunya y con el Estado, porque ha recibido ayudas”, ha recordado Vicente, que ha dicho que el comité de empresa trabaja con la tesitura de que Nissan se quede y que sigan siendo “constructores”. “Si se ha de revertir esta fábrica hacia otra tecnología que lo digan”, ha añadido.

Protesta ante los abogados de Nissan

La marcha ha llegado a su punto álgido en la avenida Diagonal al mediodía. Unos 700 trabajadores han dejado los coches en la calzada y se han concentrado a las puertas del despacho de abogados Garrigues, que asesora a la dirección de Nissan Motor Ibérica y que ha aceptado ayudar a la empresa a cerrar la planta, según los trabajadores.

La concentración tenía la intención de visibilizar que el conflicto “tiene nombres propios” aparte de las direcciones de la alianza y de advertir a los que colaboren con la empresa japonesa que “irán a por ellos”.

“Si alguno de estos sinvergüenzas se pensaban que dejarían 20.000 familias en la calle y no pasaría nada, están muy equivocados. Esto es solo el principio”, ha dicho el representante de CCOO en el comité de empresa, Miguel Ángel Boiz, frente a las puertas del despacho. “No podrán dormir por la noche, les soplaremos en la nuca para que vean que esto no será fácil. No vamos a parar”, ha añadido, una arenga a la que los concentrados han respondido con gritos de “La próxima visita será con dinamita”.

Apuesta por vehículos eléctricos

Entre los trabajadores que se han movilizado estaba Cristian, de 36 años, y Jordi, de 41 años, que trabajan en la planta de pintura. “Si no se intenta, nunca se sabrá si el cierre es reversible. Ahora mismo estamos muy unidos”, ha asegurado el primero. “Nuestro propósito es que ninguna familia se quede en la calle. Lo único que pedimos es poder trabajar”, ha dicho el segundo, que cree que la mejor salida para la fábrica sería apostar por la producción de vehículos eléctricos con una compañía que aceptara dar trabajo a todos los trabajadores directos e indirectos.

La plantilla, que se enteró hace una semana de que la multinacional cerraba las instalaciones que tiene en Catalunya, ha iniciado un ciclo de protestas, cortando vías como la Gran Vía o la C-17 y movilizándose ante concesionarios de Nissan y Renault. “Somos muy competitivos, hemos cumplido con todo y siempre hemos estado a la altura, hace unos años nos felicitábamos y ahora mira donde estamos. Iremos hasta el final y haremos lo que haga falta para defender los puestos de trabajo”, ha exclamado Vanesa, de 37 años y que hace 16 que es trabajadora de Nissan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *